¿Para qué sirven las bebidas isotónicas?

¿Para qué sirven las bebidas isotónicas?

Con las temperaturas tan altas que estamos sufriendo últimamente, al subirnos a la bicicleta para hacer un largo y duro recorrido, sudamos la camiseta corriendo el peligro de deshidratarnos. Es en estos casos cuando es recomendable tomar bebidas isotónicas. ¿Sabes por qué y en qué te puede beneficiar? Vamos a explicártelo en nuestro post de esta semana. 

La principal utilidad de las bebidas isotónicas es la de proporcionarnos las suficientes “provisiones” de repuesto como para poder afrontar una disminución importante de los niveles de agua y electrolitos de nuestro organismo que, de otro modo, se deshidrataría.

Cuando empezamos a deshidratarnos, nuestro propio cuerpo nos avisa con una serie de señales que nos permiten ponernos en alerta. Estos síntomas son:

- Necesidad de beber.

- Sensación de cansancio y agotamiento.

- Dolor de cabeza e indisposición general.

- Calambres.

Por otra parte, la pérdida de electrolitos puede ocasionar un funcionamiento anómalo de los músculos, el incremento del ph en el torrente sanguíneo o una mayor deshidratación.

En consecuencia, si no queremos sufrir ninguno de estos problemas, es fundamental mantenernos hidratados mientras montamos en nuestra bicicleta, sobre todo durante la época estival.

Las bebidas isotónicas nos ayudan en ese sentido ya que, gracias a los carbohidratos y electrolitos esenciales como el sodio, el magnesio o el potasio (que son sus componentes básicos) disponemos de las “herramientas” necesarias como para poder practicar un deporte intensamente y sin deshidratarnos ya que nos proporcionan hidratación, más capacidad de resistencia y energía, así como un mejor funcionamiento de la musculatura y una más rápida recuperación muscular

Están disponibles en distintos formatos de manera que las puedes encontrar en botellas listas para su consumo o pastillas y polvos, para añadirlos al agua (siguiendo las indicaciones de la marca).

Los expertos consideran que su consumo es más que necesario cuando hayan transcurrido unos ochenta o noventa minutos desde que se inició el entrenamiento, recorrido o ejercicio. Para evitar llegar a ese punto de necesidad imperiosa, es conveniente:

- Empezar a beberlas antes del ejercicio físico.

- Una vez iniciado el entrenamiento o recorrido, tomarlas cada veinte minutos o media hora, en pequeñas cantidades, independientemente de que se sienta la necesidad de beber.

- Y, cuando hayamos finalizado, continuar consumiéndolas con el fin de conseguir una mejor recuperación muscular.

Como comentamos la semana pasada, en nuestra tienda online de Bicicletas Valdayo ahora también tenemos a la venta bebidas isotónicas y productos de nutrición deportiva en general, con super ofertas y precios al alcance de todos los bolsillos, para que no puedas resistirte a probarlos y mejorar tu rendimiento como ciclista.

Deja una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Sitio web: (URL del sitio conhttp://)
* Comentario:

Promociones